domingo, 12 de mayo de 2013

Barquillos con chocolate

Ya os conté hace unos días que el jueves recibí otro paqutete, y tenía pendiente contaros que me habían mandado. Y creo que la mejor forma de hacerlo es con esta receta de barquillos, ya que para hacerlos, uno de los ingredientes principales es la mantequilla, y eso es lo que recibí, el paquete me lo envió Mantequera de Tineo y contenía dos latas de Mantequilla Imperial de 250gr cada una, una con sal y otra sin.



Algo sobre Mantequera de Tineo




Es una empresa asturiana que desde 1920 se dedica a la elaboración de mantequilla, siguiendo un proceso artesanal. Es fiel a la filosiflia del amor por la verdadera mantequilla, teniendo una cuidadosa selección de la materia prima. A diferencia de otras marcas, ellos han preservado el proceso artesanal de sus productos, incorporando las más novedosas tecnologías para obtener un producto de altísima calidad con la receta tradicional, usando como principal envase la lata, que permite mantener el sabor y el aroma de la mantequilla sin alterarlo




Podemos encontrar la Mantequilla Imperial en una amplia variedad de formatos: Lata, rulo o pastilla, desde 250 gr hasta 5 kg.
Pero ¿qué es realmente la mantequilla? Pues es el resultado de separar la nata de la leche entera de vaca. Una vez obtenida la nata, se pasteuriza, se madura y se bate. Finalmente, el suero y los granos de  mantequilla se separan para formar una masa compacta y homogénea que da lugar a la mantequilla. La verdadera mantequilla, no es fácil de untar, tiene una consistencia solida y su color amarillento puede ser más o menos intenso. En unos días, os cuento algo sobre la mantequilla con sal, ya que la receta de hoy es con la que no lleva sal.

Ingredientes (para 15 barquillos):

100 gr de harina de repostería
100 gr de azúcar glass
3 Huevos
75 gr de Mantequilla Imperial sin sal derretida
2 c/p de esencia de vainilla





En un bol, batimos bien todos los ingredientes. Precalentamos el horno a 200º.




Colocamos una cucharada de la mezcla en la bandeja del horno (sobre papel u hoja de silicona) y con ayuda de la cuchara, repartimos muy bien, dejando una capa muy fina con forma cuadrada o rectangular.



Horneamos cinco minutos, sacamos y formamos el cilindro, hay que darse prisa, ya que enseguida deja de ser manejable y se puede partir. Y hay que tener también mucho cuidado para no quemarse. Dejamos enfriar sobre una rejilla.



Quedan súper crujientes y están buenísmos solos, aunque con chocolate...están aún mejor. 
Fundimos en el micro chocolate negro y decoramos los barquillos. 



9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues de sabor...deliciosos! Eso sí, para la próxima vez que los haga...tengo que comprarme unos guantes, mis deditos lo agradecerán, jeje. Besos

      Eliminar
  2. Me apunto la receta Carol, que tiene muy buena pinta. Siempre me han encantado los barquillos pero no tenía ni idea de cómo se hacen. Me quedo echando un vistacillo a tus recetas. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! La verdad es que están muy ricos! Besos

      Eliminar
  3. qué ricos barquillos! por cierto pasa por mi blog cuando quieras a recoger un premio! un besote
    http://lafabricaderecetas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alegría! Gracias por el premio, se me habia pasado contestarte y darte las gracias por aquí! Besos

      Eliminar
  4. Que ricos y facilones que se ven. Me imagino que de sabor, serían los más. Me apunto la receta y tendré en cuenta lo de tus deditos, cuando los haga. Gracias, Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si es una receta muy sencilla, y de sabor...tienes que probarlos! Besos

      Eliminar

Mil gracias por comentar! Me hace mucha ilusión leerlos e intento contestar, aunque os pido disculpas, pues ultimamente por falta de tiempo casi no puedo hacerlo, pero leerlos los leo siempre!